top of page

CÓMO ABRIR UNA EMPRESA EN PORTUGAL

Planificación. Esta es la primera palabra que debe venir a la mente cuando se piensa en iniciar un nuevo negocio. Nombre de la empresa, misión, mercados potenciales, fundamentos del proyecto, objetivos, estrategia comercial, previsiones financieras, recursos humanos e inversión. Ninguna planificación comienza sin las palabras citadas.




Después de la planificación inicial, sepa que no hay mucha diferencia, para abrir una empresa en Portugal, sea brasileño o portugués. La única diferencia es la necesidad de ser residente de Portugal como empresario, o tener reconocida la nacionalidad portuguesa. Recordando que Portugal es parte de la comunidad europea, y el pasaporte europeo de cualquiera de estos países es válido para eso. Eso, por supuesto, si su intención es vivir en Portugal y trabajar en su empresa.


Hoy en día, es mucho más fácil y menos burocrático abrir una empresa en Portugal siendo extranjero, incluso se puede hacer por internet. La creación de la empresa, la búsqueda y emisión de certificados y registros de marcas se puede hacer a través de Internet, solo se requiere un certificado digital.


Para la apertura de cualquier empresa, siendo brasileña, será necesario presentar su pasaporte y un NIF (Número de Identificación Fiscal) – similar a nuestro CPF brasileño.


Cabe destacar que no es necesario residir en Portugal para abrir la empresa, pero en caso de querer residir y trabajar, será necesario solicitar una visa para ello, siendo la visa más usual el D2 – visa para emprendedores en Portugal (además de Startup Visa, Golden Visa, entre otras). Recordamos que la apertura de una empresa NO garantiza una visa. Si quieres saber más sobre esta visa, ponte en contacto con nuestro equipo.


Tras el primer paso, el pasaporte y el NIF, volvamos a la idea inicial, la planificación. Con las respuestas a las preguntas planteadas en el primer párrafo en la mano, es hora de comenzar a materializar la apertura de la empresa.


Para registrar una empresa en Portugal, sin contar el capital social de la empresa, es necesario pagar las siguientes tasas: Solicitud simple, 360 euros; marca asociada a una clase de productos o servicios, 200 euros (cada clase adicional, 40 euros más); si tu empresa es propietaria de bienes inmuebles o muebles, 50 euros por mueble, 30 euros para coches de cilindrada no superior a 50cm³.


Además de estas tasas de registro, tenga en cuenta que tanto la empresa como el empresario, como persona física, tendrán que pagar impuestos en Portugal, siendo los principales, en el caso de la empresa:


  • IRC (Impuesto sobre la Renta de las Personas Colectivas) del 21%;

  • Derrama (Impuesto Municipal), en el límite máximo del 1,5%;

  • IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido) que puede variar entre el 6%, 13% o 23% según el producto o servicio prestado. Los bienes de primera necesidad normalmente tienen un IVA del 6% (ejemplo: leche, pan, queso, carne), mientras que la prestación de servicios como mecánica, restaurantes, peluquerías, agencias de comunicación tiene un IVA del 23%.


Después de esta planificación inicial, debe prestar atención a la elección de la modalidad comercial en la que se involucrará. A continuación, se presenta un breve resumen de las modalidades existentes:


Empresario Individual es el tipo de empresa más simple y puede estar formada por una sola persona, sin necesidad de un capital mínimo para iniciar actividades y, además, tiene ventajas fiscales.


La primera ventaja es optar por el régimen contable simplificado, si la facturación no supera los 200 mil euros anuales. Otra ventaja es que en el primer año estarás exento de cotizar a la Seguridad Social.


Sociedad Limitada Unipersonal: este tipo de empresa tiene un único socio, pero a diferencia de la otra modalidad, es necesario tener una inversión inicial mínima de 5.000€, que puede ser titular de una persona física o jurídica.


La responsabilidad del titular se limitará al capital social pagado, es decir, al que está en la sociedad y, en caso de ser suficiente, protegerá el patrimonio privado del titular.


Sociedad Limitada es similar a la empresa limitada (Ltda.), que existe en Brasil. Para ser considerada Sociedad Limitada es necesario tener al menos dos socios, que dividirán sus acciones (participación) en la sociedad como mejor les parezca, pero la participación de cada uno no podrá ser inferior a cien euros.


Al igual que en la modalidad unipersonal, aquí el capital mínimo también debe ser de 5.000 euros, y el patrimonio de la empresa estará separado del patrimonio privado de los socios, lo que garantiza una mayor protección.


La Sociedad Anónima es la sociedad en Portugal con capital compuesto por acciones. Esta forma de empresa es más compleja y requiere un mayor cuidado, ya que también es una modalidad con más regulaciones y exigencias legales que deben cumplirse.


A diferencia de las demás modalidades, en la S.A debe haber cinco personas físicas (individuos) o jurídicas (colectivos), quienes tendrán derecho como accionistas, pero también podrán ser un solo socio, siempre que constituya una sociedad.


Para constituir una Sociedad Anónima, el capital mínimo exigido es de 50.000 €, que deberá estar dividido en acciones de igual valor nominal con un mínimo de una centésima.


Sociedad en Comandita: Al igual que en la modalidad anterior, para este tipo de empresa también se requiere un capital mínimo de cincuenta mil euros y puede estar formado por bienes, capital o acciones. Reglamentariamente, esta forma de empresa está formada por dos tipos de socios:


a) los comanditarios, que son los socios que tienen responsabilidad limitada (dentro del límite que invirtieron en la sociedad); y

b) los comanditados, que son los socios que asumen la responsabilidad y gestión ilimitada de la sociedad.


Si eliges este tipo de empresa, aún tendrás que elegir si será una Sociedad en Comandita Simple o una Sociedad Comanditaria por Acciones.


En la modalidad Simple, las reglas son similares a las reglas de la sociedad de responsabilidad limitada, en la modalidad por Acciones, además de la necesidad de tener un mínimo de cinco socios comanditarios y un socio general, también se aplican la mayoría de las reglas de las Sociedades Anónimas.


La Cooperativa generalmente está destinada a actividades sociales y culturales y no tiene fines de lucro, pero puede generar ganancias.


Para formar una cooperativa es necesario tener al menos cinco socios y su responsabilidad puede o no estar limitada, dependiendo de las reglas establecidas en la documentación social.


Finalmente, la Asociación, al igual que las cooperativas, también es sin ánimo de lucro, aunque puede generar beneficios. Una asociación está formada por personas que tienen objetivos comunes, en las más variadas áreas y suelen estar formadas por tres órganos societarios principales:


  • Asamblea general (máximo órgano que aprueba los planes, estatutos e informes de la asociación);

  • Dirección (con la función de gestión y administración de la asociación) y

  • Consejo fiscal (que controla las cuentas de la empresa).


Una vez definido el modelo de negocio a abrir, se debe reunir toda la documentación necesaria, a saber:


· Tarjeta ciudadana (si tiene ciudadanía portuguesa) y/o NIF (como si fuera el CPF brasileño);

· Comprobante de registro a la Seguridad Social;

· Registro mercantil (destinado a dar a conocer la situación legal – es similar a la Junta Comercial estatal, que existe en Brasil);

· Comprobante de depósito del capital inicial;

· Declaración de inicio de actividad;

· Certificado de admisibilidad de firma (que es el documento que acredita que se puede utilizar una firma o denominación);

· Acta constitutiva de sociedad.


Después de reunir toda la documentación y realizar el pedido correctamente, en tan solo una hora se puede crear tu empresa. Si decides abrir tu cuenta en una sucursal de Empresa na Hora, el registro se realizará en pocos días.


Recordamos que después de abrir tu empresa, será necesario abrir una cuenta bancaria comercial, para que tu patrimonio personal no se confunda con el de tu empresa.


Aunque parezca complicado, abrir una empresa en Portugal es algo más sencillo que en Brasil. En parte por su menor burocracia, en relación a nuestro país, en parte por los muchos beneficios que el gobierno portugués otorga a los nuevos emprendimientos. Pero este es un tema para otro momento.


Kommentarer


bottom of page